El Balance de Vida y el Impacto en mi Liderazgo

Por: Ginnie Dorado Zarate

Directora General THINK TALENT

ginnie.dorado@thinktalent.mx


En nuestra cultura hiperactiva y de alto rendimiento, en la que se valora la rapidez, una vida acelerada, el estar siempre ocupados y sin tiempo para simplemente “no hacer nada de nada” el trofeo más importante que uno puede tener es declarar con petulancia: “Necesito días de 35 horas”. Y entonces, en ciudades sumamente competitivas y con alto nivel de desempeño como Monterrey son pan de todos los días frases como: “estoy súper ocupado(a), tengo mi agenda llena, no tengo tiempo para nada”, lo que en realidad quiere decir es: “¡mira que tan importante, interesante y productivo soy!” …. claro con baches visibles en nuestro equilibrio de vida.


En THINK TALENT estamos convencidos que independientemente de la generación, el sexo, la profesión, o la empresa a la que pertenezcamos, la mayoría buscamos ser personas integrales donde nuestras aspiraciones laborales y personales convivan sin violentarse. Cada uno de nosotros somos responsables de lograr un equilibrio en nuestros diferentes dominios de vida, y tenemos que habilitarnos en integrar esta creencia en nuestra forma de operar día con día dejando de responsabilizar de ello a nuestro entorno, ya sea empresa, jefes, recursos humanos…o familia.


En nuestros 20 años de experiencia en Gestión de Talento y Coaching de Ejecutivos hemos encontrado que los conceptos de vulnerabilidad y compasión están desvalorizados; su ausencia genera, entre otros, crisis de cansancio, ansiedad, desenfoque y estilo de liderazgo controlador; ello con base en nuestros miedos y desconfianza, mermando directamente nuestra calidad de vida.


Podemos definir la vulnerabilidad como la capacidad de darme cuenta que no soy perfecto, que me puedo equivocar y que no tengo por que saber todo (¡Y que bueno que no lo se todo!). Que los fracasos son fuente de aprendizaje que nos dan sabiduría, permitiendo que seamos más fuertes y compasivos hacia nosotros mismos y hacia los demás. En una frase: “Es sacarme la máscara con la esperanza de que mi verdadero yo no sea demasiado decepcionante”, Rene Brown.


Además, si queremos llevar el concepto de Balance de Vida como un factor decisivo para ser un Líder Integral y con alto nivel de influencia, basta con revisar lo que la Consultora Kelly, encontró en un estudio reciente, el 75% de los trabajadores considera el balance entre vida y trabajo un factor importante al momento de tomar una decisión laboral.


Qué pasaría si como líderes y colaboradores empezáramos a tener una cultura de autonomía y por lo tanto el balance de vida depende de cada uno de nosotros; ¿seguiríamos considerando el balance de vida como un elemento crítico al momento de tomar una decisión laboral?


El Balance de Vida es el equilibrio que nosotros como personas decidimos tener en todos los aspectos de nuestra vida (familia, carrera, salud, social, finanzas, etc). Nigel Marsh nos dice que “tenemos que dejar de mirar para otro lado; depende de nosotros como individuos tomar el control y la responsabilidad del tipo de vida que queremos llevar.” Debemos descubrir nuestra propia definición de balance y saber qué es importante para cada uno de nosotros. Es de gran importancia buscar el balance ahora, en el presente, y no pensar en el futuro en mi jubilación voy a ser libre de laborar, en ese momento estarás buscando otro tipo de balance.





Nuestro balance de vida cómo líderes de equipos se ve directamente reflejado en el desempeño que tenemos en nuestros resultados. Puesto que, si nosotros estamos bien, tenemos mayor capacidad de motivar a nuestros colaboradores y mayor energía para alentarlos a cumplir sus objetivos y sueños.


Hemos encontrado que cuando vemos comportamientos en los Líderes como baja delegación, poco enfoque al autodesarrollo y desarrollo de otros, micro-gestión, embudo en la toma de decisiones, falta de priorización, baja empatía, desconfianza entre los miembros del equipo, entre otras, está relacionado directamente con la falta de Balance de Vida en el Líder, pues la realización como ser humano, típicamente se concentra en la esfera del trabajo; lo cual genera en los equipos bajo engagement y falta de aspiración para seguir creciendo (no es aspiracional vivir como mi jefe).


Por otra parte, el balance de vida se da cuando uno se conoce como persona integralmente y por ende sabemos cuales son nuestras capacidades; en qué y cómo aplicarlas. Por lo tanto, el ser congruente y no tener diferentes cachuchas será menos agotador para nosotros y a la vez nos mostramos como las personas que realmente somos. Tendremos congruencia, creando un impacto de confianza directamente en nuestra imagen como líderes de equipo.


Los elementos de un balance de vida pueden ser tan sencillos como una lista de tareas o aspectos que para cada uno de nosotros sean importantes. Para que suceda hay que dejarle espacio en nuestra agitada agenda.


Es equivocado pensar que el balance lo vamos a encontrar por medio esquemas flexibles, estas son herramientas que ayudan a crear un ambiente laboral de mayor flexibilidad. Sin embargo, siempre mantén en mente que el balance está en tí y en lo que tu quieras definir cómo importante.


Si quieres saber más, te invito a que veas este video de Video Nigel Marsh

https://www.ted.com/talks/nigel_marsh_how_to_make_work_life_balance_work?language=es



Ginnie Dorado

Director General THINK TALENT


256 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo