top of page

El parque de los propósitos de año nuevo

Por: Rogelio Segovia

Socio Director de THINK TALENT

rogelio.segovia@thinktalent.mx




🟢 Publicado originalmente en en la revista PLAYERS of Life Monterrey

Fue hace un año la última vez que viniste acá, desde que eras niño sueles venir durante diciembre. Antes venías con tus papás y ahora vienes con tu pareja y con tus hijos. Para ti es una muy bonita costumbre que ahora quieres compartirles. Días en los que puedes arremolinarte en el sofá y disfrutar los preparativos para la navidad.


Hoy te despertaste poco antes del alba y decidiste salir a caminar un rato. Cuando apenas están despuntando las primeras luces del sol llegas al parque que está a pocas cuadras de la misma casa a la que vienes siempre en estas épocas del año. El parque luce diferente, un poco descuidado. Piensas que quizá son las sombras del amanecer las que te están haciendo pasar una mala jugada, pero conforme va aclarando el amanecer tus sospechas se ven confirmadas: el parque está muy descuidado.


Una mezcla de confusión y abatimiento te inunda. Recuerdas que Hace un año, la última vez que estuviste aquí e incluso viniste con tus hijos el parque lucía diferente, lucía como nuevo con sus andadores, bebederos, canchas de basquetbol, arborización, jardineras, bancas y área de juegos infantiles relucientes.



Hoy, mientras recuerdas con desánimo aquel día, haces un recuento de lo que alcanzas a ver: los árboles están secos o quebradizos, la maleza cubre las bancas y los juegos infantiles; gran parte del alumbrado está fundido e incluso ves grafitti en los andadores. El parque es un solar desolado, lleno de hierba y con polvaredas cada que sopla el viento. Este espacio, concluyes mientras te retiras triste, tiene el Síndrome del Parque Remodelado. Este parque, que podría estar en cualquier ciudad de cualquier país, tiene un nombre por demás curioso. Se llama el Parque de los propósitos de año nuevo.


El parque ha cambiado con el transcurso de los años. Cuando eras niño las principales obras de remodelación que veías se llamaban “mejores calificaciones” u “obedecer a mis papás”. Conforme fuiste creciendo el tipo de trabajos que se hacían en el parque eran cada vez más complejos, “comprar mi primer carro”, “terminar la carrera” o simplemente “casarme”. Hoy, lo que ves en el parque de los propósitos de año nuevo tiene nombres tan extraños y fantásticos que el niño que fuiste se abochornaría de tan solo escucharlos: “hacer dieta para comenzar la operación bikini con éxito”; “dejar de fumar y beber”, “hacer deporte” o “pasar más tiempo con la familia”.


¿Sabías que un tercio de las personas que hacen propósitos y resoluciones de año nuevo, no las respetan y solo el 8% de las personas cumplen sus propósitos al finalizar el año? Esto sucede porque el tipo de metas que definimos no son claras ni entendibles, y terminan sufriendo del síndrome del parque remodelado. Una manera sencilla de estructurar nuestros objetivos de año nuevo (o de los lunes, el año nuevo de cada semana … guiño, guiño) es de la siguiente forma:


  1. Utiliza la metodología SMART para establecer tus metas (acrónimo en inglés de específico, medible, alcanzable, relevante y temporal)

  2. Define solamente uno o dos objetivos.

  3. Los objetivos deben ser mini-resoluciones de uno a tres meses de vigencia.

  4. Al cumplirlos, establece nuevas metas.


Veamos un ejemplo, ¿quieres empezar a correr? Sé específico (quiero correr 10 kilómetros); utiliza un indicador medible (quiero correrlos en menos de una hora); cerciorarte que es alcanzable (tengo buena salud y mi médico me sugirió hacer ejercicio); define su relevancia (mejorar mi salud y tener mejor condición física); y establece su temporalidad (lo quiero correr dentro de tres meses, es decir, en marzo). Así, la siguiente ocasión en que visites el parque de los propósitos de año nuevo, te encontrarás un lugar boyante, cuidado y lleno de vida.


Epílogo.- Ya sea un primero de enero o un lunes, siempre es buen momento de desear cosas y definir metas en cualquiera de las esferas de nuestra vida (familiar, personal, profesional). No permitas que nadie te diga lo contrario.


---𝚁𝚘𝚐𝚎𝚕𝚒𝚘 𝚂𝚎𝚐𝚘𝚟𝚒𝚊, 𝙳𝚘𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚎𝚗 𝙵𝚒𝚕𝚘𝚜𝚘𝚏í𝚊 𝚌𝚘𝚗 𝙰𝚌𝚎𝚗𝚝𝚞𝚊𝚌𝚒ó𝚗 𝚎𝚗 𝙴𝚜𝚝𝚞𝚍𝚒𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚞𝚕𝚝𝚞𝚛𝚊, 𝚎𝚜 𝚏𝚞𝚗𝚍𝚊𝚍𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗 𝙻𝚎𝚊𝚍𝚎𝚛, 𝚂𝚘𝚌𝚒𝚘-𝙳𝚒𝚛𝚎𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝚃𝚑𝚒𝚗𝚔 𝚃𝚊𝚕𝚎𝚗𝚝, 𝙿𝚛𝚘𝚏𝚎𝚜𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙲á𝚝𝚎𝚍𝚛𝚊 𝚍𝚎𝚕 𝙸𝚃𝙴𝚂𝙼 𝚢 𝙿𝚛𝚎𝚜𝚒𝚍𝚎𝚗𝚝𝚎 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚘𝚖𝚒𝚜𝚒ó𝚗 𝚍𝚎 𝚁𝚎𝚌𝚞𝚛𝚜𝚘𝚜 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝙾𝙿𝙰𝚁𝙼𝙴𝚇, 𝙽𝚞𝚎𝚟𝚘 𝙻𝚎ó𝚗---



3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page